domingo, 21 de agosto de 2016

#10 Casablanca


Film Affinity


Casablanca

Año: 1942
País: Estados Unidos
Director: Michael Curtiz
Música: Max Steiner


Drama romántico a la estadounidense.

¿Quién no ha visto esta peli de amor en tiempos de guerra? En Casablanca, se entrecruzan las vidas de varias personas, un refugiado centroeuropeo y su esposa, el cínico dueño estadounidense, el aún más cínico capitán Renault, al servicio de la Francia de Vichy, el tópico alemán nazi, el comprensivo pianista que lo mira todo mientras desgrana melodías inolvidables.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el estadounidense Rick tiene un café en Casablanca (Marruecos, para quienes no acaben de situarlo). EE. UU. aún no ha entrado en guerra (en la película, cuando se rodó, ya sí). Allí llegan Víctor e Ilsa, refugiados centroeuropeos en busca de pasaje para huir de los nazis y seguir luchando con la Resistencia. Elsa y Rick se enamoraron en París y después ella desapareció sin dar explicaciones. Rick y Elsa se ven enfrentados con un dilema: que Elsa se vaya con su marido o se quede. Y Rick, que tiene los salvoconductos para poder huir de Casablanca, tiene que decidir si se los da o no.

Es una película en blanco y negro, entretenidísima, con más de un momento de ambigüedad, y evolución de los personajes que no son del todo buenos o del todo malos. Salvo el heroico Víctor Laszlo, marido de Ilsa, of course. Yo creo que les salió un clásico por pura chiripa, creían que estaban rodando una película más de propaganda en tiempos de guerra. Se rumorea que los actores no sabían en qué iba la historia y que esa incertidumbre enriqueció sobre todo la interpretación, emocionalmente intensa, de Ingrid Bergman. En realidad, lo que Ingrid Bergman dijo es que no sabía de quién tenía que enamorarse. El final de ella abandonando a su marido por Rick sería impensable en aquella época, así que las opciones eran distintas: o estaba enamorada de Rick (en cuyo caso sólo cabía o que mataran a Víctor en Casablanca o que ella se sacrificara al final) o de su marido (y entonces lo de Rick y ella en París sólo fue un lío sexual).

Es una película muy entretenida de ver, considerada como una de las mejores de la historia del cine, y que conserva todo su encanto y frescura para los espectadores actuales. Todo funciona maravillosamente bien: la narración, los intérpretes, la música, el guión (venía de una obra teatral nunca representada, y eso suele ser garantía de calidad dramática) con frases inolvidables que han pasado a la cultura popular (“Siempre nos quedará París”, “pienso que este es el comienzo de una bella amistad”, “Tócala otra vez, Sam”, “Me desprecias, ¿verdad?--- Si llegara a pensar en ti, probablemente”,… son sólo algunas de ellas).

            Y además tiene una idea más profunda que acaba impregnando toda la historia, la del sacrificio particular cuando están en juego grandes cosas que afectan a millones de personas, algo muy apropiado en tiempos de guerra.

Mi único “pero” es que la resolución del conflicto se plantea en términos algo machistas porque al final es Rick quien decide el futuro de los dos, cuando en realidad el problema es más de Ilsa (decidir entre el deber y el amor) que de él.

            Anécdotas tontas que revelan la mentalidad de la época es por ejemplo, que como Ingrid Bergman era casi cinco centímetros más alta que Bogart (y era –o es- anatema  que los hombres sean más bajos que sus parejas) se rodaron muchas escenas con el actor sobre ladrillos o sentado sobre cojines.

            O que, en España, haya llegado a haber hasta tres doblajes (el original, el de 1966 y el de 1983) porque Rick había colaborado con los republicanos en la Guerra Civil española, y en Abisinia contra la Italia fascista y un héroe así, como comprenderán, resultaba inadmisible durante el franquismo.

            Ganó el Óscar a la mejor película, al mejor director y al mejor guion adaptado. Pero ha sido el tiempo lo que ha mantenido en la memoria de los espectadores, mientras que la mayoría de las películas de la época se han hundido en el olvido. En 1989, Casablanca fue seleccionada por el National Film Registry para ser preservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por ser «cultural, histórica o estéticamente significativa».

             Para saber más: consúltese la Wikipedia, Film Affinity, Internet Movie Data Base y Sensacine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario