domingo, 1 de enero de 2017

#37 Cantando bajo la lluvia

Film Affinity


Singin’ in the Rain



Año: 1952
País: Estados Unidos
Directores: Stanley Donen, Gene Kelly
Música: Nacio Herb Brown, Arthur Freed


Una película perfecta en su género.


Lamentablemente, esta semana tenía dos homenajes que hacer, porque se nos han ido dos estrellas de esas que, por formar parte del paisaje de tu vida, es como si fueran de tu familia.

Para empezar a recuperarse del duelo, hay que cambiar la perspectiva, y no pensar en “murió”, sino en “ha vivido”. Y mira qué legado nos dejó.

Pocas películas son más felices y alegres que Cantando bajo la lluvia. Es uno de esos clásicos que no te cansas de ver una y otra vez. Todo funciona como un reloj: el argumento, los actores, el estilo, los bailes,…

Estamos ante una peli de “cine dentro del cine”: Gene Kelly interpreta a Don Lockwood, una estrella del cine mudo que forma pareja con Lina Lamont, aunque no se soportan. Don conoce a Kathy, una actriz de teatro que menosprecia el cine, pero luego se reencuentran y,… Se enamoran, mientras un terremoto sacude Hollywood: ¡ha llegado el cine sonoro!

Ofrece tantos momentos puramente cinematográficos, que te hacen sonreír,… No es sólo el inolvidable Donald O’Connor con Make ‘Em Laugh o Gene Kelly chapoteando bajo la lluvia, no, son también estos dos aprendiendo dicción (Moses supposes), o el trío protagonista con Good morning, good morning, saludándose, bailando, riendo,…

Es una película perfecta en su estilo. Para mi gusto, el musical es el género cinematográfico más memorablemente estadounidense. Creo que porque hace falta creérselo de verdad: no valen cinismos cuando haces algo tan irreal como ponerte a cantar y bailar en mitad de una historia. No en vano Broadway es la patria del musical.

(Lo sé, otros diréis que "el género cinematográfico más..." es el Western, pero como es que me gusta más bien poco).

((Y sí, no hablo de otras cinematografías porque las conozco mucho menos. Seguro que hay en Bollywood bailes buenos)).

Posiblemente sea que para que un musical funcione se precisa un desparpajo, un sentido del ritmo y una alegría que los hastiados cineastas europeos son incapaces de sentir y mucho menos transmitir. Los estadounidenses son en esto tan alucinantes que hasta pueden montar un musical inolvidable con la república de Weimar y el ascenso de los nazis.

Así que celebremos el año nuevo y conmemoremos a la magnífica Debbie Reynolds con esta historia de la transición al sonoro, plena de humor, y sin olvidar las breves intervenciones de otras grandes como una Cyd Charisse más sexy y poderosa que nunca, o la irrepetible Jean Hagen como una Lina Lamont de voz estridente…

Por cierto, que esta peli es de las que hay que ver en VO, imprescindible, si no se pierde la mitad de la gracia.

Los bailes están perfectamente encajados en el argumento, lo hacen avanzar, expresan mejor que nadie ese momento que están viviendo los personajes, la emoción que sienten,…

Así que ya saben, lo mejor para empezar el año, un antídoto contra la melancolía, una comedia musical sobre la juventud, la alegría de vivir, la realización de los sueños,.. Sigue con la misma frescura que el primer día.

Como dijo Kevin Bacon, Let’s Dance!

En You Tube puedes encontrar los mejores momentos de la peli. Aquí,  Good morning


Para saber más: consúltese la Wikipedia, Film Affinity o la Internet Movie Data Base.

No hay comentarios:

Publicar un comentario