sábado, 28 de enero de 2017

#12 Vaso campaniforme de Ciempozuelos



Vaso campaniforme de Ciempozuelos
Miguel Hermoso Cuesta (2014)
[CC BY-SA 4.0] vía Wikimedia Commons


Ubicación: Museo Arqueológico Nacional (Madrid)
Fecha: 2200-1500 a. C.
Época: Edad del Bronce




Hoy vamos a dar un pasito atrás en el tiempo y remontarnos a la Prehistoria peninsular. ¿Os acordáis de las etapas de la Prehistoria? Básicamente, se divide en Edad de Piedra y Edad de los Metales. La primera, a su vez, en el Paleolítico (piedra antigua, cazadores-recolectores) y Neolítico (piedra nueva, con el inicio de la agricultura, primeras poblaciones sedentarias humanas). La segunda, dependiendo del tipo de metal predominante, en Edaddes del Cobre (Eneolítico), del Bronce (Calcolítico) y finalmente, de Hierro.

Si tienes ya agricultura, necesitas objetos en los que guardar el grano y demás productos del campo. Particularmente si te vas a dar un banquete y necesitas dónde guardar y servir bebidas alcohólicas de una manera lucida para que todos te admiren. De ahí que sean útiles recipientes como el que vemos hoy, de tecnología bien sencilla pero efectiva. Esto ya se sabe cómo va, es la ley de Murphy, si algo puede salir mal saldrá mal, y las cosas cuanto más complejas más fáciles de fallar por algún lado, etcétera. Así que la tecnología básica del ser humano incluye cosas como jarros o cestos, que son infalibles para su sencillo diseño, que sólo se inutilizan si se rompen.

Cuando te encuentras con un yacimiento prehistórico, es decisivo para saber si es Paleolítico o Neolítico el hallazgo de cerámica, de objetos de barro cocido. Por todo el territorio europeo, posiblemente como consecuencia de migraciones, se encuentran diversos tipos de cerámica: de bandas, lisa y cordada.

Sin embargo, introduciéndonos ya en la Edad de los Metales es cuando surge un tipo nuevo de cerámica: el vaso campaniforme. Se trata de objetos que por su forma recuerdan a una campana invertida, de ahí el nombre. También se encuentra por toda Europa y una de las hipótesis que se manejan es que surgió en la península Ibérica y de aquí se difundió hacia el norte y el este de Europa gracias a la labor de expertos metalúrgicos que iban de un lugar a otro en busca de yacimientos. Aunque hay otras explicaciones, claro, esto no se sabe seguro.

Se suele adornar, como esta de Ciempozuelos, con formas geométricas, motivos que a veces recordaban a la cestería realizada con fibras vegetales. El color negro se debe a la técnica de cocción reductora (con falta de oxígeno en la cámara de cocción). El hallazgo se produjo en 1894, al ir a construir una carretera en Ciemppozuelos.

Ya lo he dicho otra vez, Madrid es más que el Museo del Prado o el Thyssen, por favor si tenéis oportunidad, id al Arqueológico nacional, que es fascinante, variado, y te da una idea de la historia de la Península Ibérica. Hay muchos otros museos preciosos, que espero que puedan aparecer por aquí. Pero por si acaso no hay oportunidad, os lo cuento, el Lázaro Galdiano, la casa-museo de Sorolla y el Romántico.  Y luego unas cañitas en una terraza y a cenar bien, con risas y amigos.

A ver, que me despisto. Sigo. Los objetos que presentaban ya este nivel de refinamiento, con sus adornitos y tal, no eran tu cerámica de barro habitual, sino más bien objetos de lujo que transmitían prestigio. Se cree que se utilizaban para los banquetes ceremoniales, como recipientes de bebidas alcohólicas. Y de ahí que se encuentren en tumbas, con otros objetos valiosos del difunto.

Para saber más, tenemos el artículo de la wikipedia dedicado específicamente al vaso de Ciempozuelos, el artículo “La cultura del vaso campaniforme” en ArteHistoria. Si quieres una lección completita sobre esta época del Calcolítico o Edad del Bronce, la doctora Ana-María Vázquez Hoyos, de la UNED, te lo enseña aquí.

¿Quieres saber cómo hacer, hoy en día, un vaso campaniforme? El estupendo blog Arqueocerámica tiene un post dedicado a ello.

A menudo se me ocurre la idea de que el ser humano debería tener conocimiento de las técnicas básicas de supervivencia que le ha hecho llegar hasta aquí, la cultura básica de esta especie: cómo encontrar agua y hacer fuego, cazar y recolectar, cómo funciona eso de la agricultura, saber confeccionar objetos básicos como los de nuestros predecesores (cuchillos, peines, recipientes),.. En una época tan tecnificada como la actual, creo que saber estas cosas nos ayudaría a entendernos a nosotros mismos y apreciar mejor las cosas esenciales de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario