lunes, 14 de marzo de 2016

#1 Las bodas de Fígaro



Le nozze di Figaro
Dresde, 2015; autor, Francisco Peralta Torrejón

Estreno: Viena, 1.º de mayo de 1786
Compositor: W. A. Mozart
Libreto en italiano: Lorenzo Da Ponte

Empiezo con uno de mis compositores favoritos, Mozart. Descubrí la pólvora, ¿Verdad? Es una ópera bufa, de esas que mezclan amores, líos y momentos cómicos con otros de emoción intensa. Se basa en la obra homónima de Beaumarchais.

Se ambienta cerca de Sevilla, porque sí, ya conocemos todos la fijación con los temas hispanos. Fígaro y Susana, dos criados del conde de Almaviva, preparan su boda. Pero el conde pretende hacer de Susana su amante. Para impedirlo, ahí están el ingenio de la joven, las invenciones de su prometido y la complicidad de la Condesa, a quien el Conde tiene un poquito abandonada. Por en medio, liándolo todo, el revoltoso Cherubino, que se enamora de todas las faldas que se cruzan en el camino.

Si recordáis la película Amadeus, hay un momento, en el final del segundo acto, en que empieza como un dúo, luego un trío, después un cuarteto, y así poco a poco van incorporándose personajes. Este finale empieza con el dúo Esci ormai. Es un ejemplo de la naturalidad con la que fluyen las cosas en esta ópera.

A mí me parece que es de esas óperas que hasta puedes considerar “entretenidas”. Sabes lo que va a pasar, y aún así el culebrón sigue atrapando. Sobre todo, si a los cantantes consiguen tener al mismo tiempo encanto y tablas como actores. Y un director de escena que te permita seguir todos los enredos de la trama. Por ejemplo, hay una parte en el que el Conde sospecha, y hay un papel de por medio, y si Fígaro no sabe contestar a las preguntas relativas a ese papel será la ruina para todos; él no tiene ni idea de qué va la cosa pero, poco a poco, con lo que le van chivando e insinuando Susana y la Condesa, por detrás del Conde, sabe salir del paso y dejar chasqueado a este noble.

Personalmente, siendo debilidad por Cherubino, uno de esos personajes travestidos (personaje masculino cantado por una mezzosoprano), sobre todo Voi che sapete (“Vosotras que sabéis, mujeres, lo que es el amor…”).

Por escoger otros momentos, recomendaría escuchar: la potente Obertura, la cavatina de la condesa Porgi, amor, qualche ristoro (acto II), el dúo Canzonetta sull’aria (acto III) y poco después, el aria de la Condesa Dove sono. Y finalmente, el dúo del Acto IV: Pace, pace… donde todo el mundo acaba reconciliándose entre una música maravillosa.

Para saber más: consúltese la Wikipedia, el libreto en Opera Standford y un ejemplo, el Voi che sapete de Frederica von Stade que encontré por You Tube (Glyndebourne, 1973) con Kiri Te Kanawa haciendo de Condesa y la encantadora Susanna de Ileana Cotrubas.

Por poner una grabación, recomendaría la de Georg Solti para Decca (1981/82), con Samuel Ramey, Lucia Popp, Thomas Allen, Kiri Te Kanawa, Frederica von Stade, Kurt Moll, el coro de la ópera y la Orquesta Filarmónica, los dos de Londres. Pero vamos, que esto de las versiones depende mucho del gusto de cada uno y de sus cantantes o directores favoritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario