domingo, 20 de noviembre de 2016

#14 Apocalypse Now




Apocalypse Now
Film Affinity




Año: 1979
País: Estados Unidos
Director: Francis Ford Coppola
Música: Carmine Coppola, Francis Ford Coppola

Viaje alucinante al horror de la guerra,… o de nosotros mismos.

Apocalypse Now es una de esas pelis que aunque no te apetezca verla, pillas una escena y no puedes dejar de verla. Es visualmente fascinante. La caída en el infierno de la guerra del capitán Willard (personaje interpretado por Martin Sheen), cómo va remontando el río hacia Camboya en busca del coronel Kurtz, al que se le ha ido la pinza (Brando haciendo de Brando pero, ¡joder, qué magnífico era!).

Y mientras, se le iba contagiando un poco toda la locura que había a su alrededor. No sé si Vietnam fue o no así. En realidad, lo importante es más bien descubrir cómo dentro de uno mismo las cosas no son como pensaba. Cuando el personaje de Martin Sheen llega a enfrentarse con el de Brando, en realidad lo entiende, puede identificarse con él. Pero eso no quita que haga lo que tenga que hacer.

Se basa en la novelita El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, y aunque superficialmente las historias tienen ambientaciones distintas, en realidad las dos parten de la misma peste imperialista y cómo los explotadores acaban siendo también víctimas del sistema al que sirven.

Es un poco la tesis de que son las circunstancias las que hacen que te portes de una u otra manera. Un cierto determinismo pesimista en cuanto al comportamiento humano. Al menos, en la guerra; en ese contexto, conservar algún rastro de virtud resulta heroico y prácticamente imposible.

Aparte de eso, me encanta descubrir a algunos actores por los que siento debilidad. Harrison Ford, por supuesto, en papel chiquitito. Pero también  Frederic Forrest, que siempre me pareció atractivo y con un enorme talento, a su modo discreto. Y cómo no, Robert Duvall, con su wagneriana cabalgata de las valquirias y su mítico “I love the smell of napalm in the morning”  (“Amo el olor del napalm por la mañana”). La música de The Doors, y toda la mitología del propio rodaje en Filipinas, un auténtico infierno que a punto estuvo de acabar con el propio Martin Sheen.

Ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes, ex aequo con "El tambor de hojalata", y en varios certámenes destacaron la interpretación de Robert Duvall: le dieron el globo de oro al mejor secundario y también el BAFTA. ¿En los Óscar? Mejor fotografía (el inmenso Vittorio Storaro) y menor sonido. Fue el año de la perfectamente anodina Kramer contra Kramer.

Para saber más: consúltese la Wikipedia, Film Affinity, Internet Movie Data Base y Sensacine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario